Huerto urbano para niños: Una actividad de lo más saludable

Huerto urbano niños

Sabemos que los niños disfrutan en la naturaleza. Nos lo demuestran con su entusiasmo cada vez que salimos a pasear con ellos a la montaña, cuando van con su colegio a la Granja Escuela, o cuando tienen la oportunidad de crear su propio huerto urbano, sembrando y recolectando frutas y vegetales con sus propias manos.

Si has visto a un niño feliz, estamos seguros de que ha sido en entornos naturales. Y es que la cantidad de estímulos que les ofrece, la sensación de libertad y de observar los procesos naturales es una experiencia vital esencial.

Por ello, recomendamos actividades y manualidades que para los pequeños pueden ser muy saludables. Veamos cómo.

Un huerto urbano para los niños: una actividad muy saludable

Desde hace algún tiempo, hay muchas personas de ciudad que desean gestionar su propio huerto urbano, sobre todo, con el objetivo de que los niños tengan acceso a un espacio natural. Son familias como la tuya o la mía que se han dado cuenta de los beneficios que este tipo de actividades aporta al desarrollo de sus hijos.

Puede hacerse de diferentes formas, por un lado están las familias que tienen espacio en una parcela donde cultivar ellos mismos, por otro, existen las iniciativas de huertos urbanos alquilados por familias o bien, la opción que más familias utilizan dentro de la ciudad, tener y cultivar su propio huerto urbano en tamaño reducido en el balcón o la terraza de casa.

De una u otra forma, los beneficios que  tiene la creación del propio huerto para los niños son increíbles. Desde la adquisición de valores de respeto y cuidado a la naturaleza hasta la mejoría de la concentración y disminución de la ansiedad.

Huerto urbano niños

Beneficios de cultivar un huerto urbano para los niños:

– Mejora de la concentración y las habilidades intelectuales ya que el niño se centra en tareas como estar pendientes del tiempo, de la época del año, de la hora del día para cultivar o de regar.

– Mejora su estado y habilidades físicas ya que se realizan actividades que les mantienen activos como cavar, sembrar, regar o recolectar.

– Mejora las relaciones sociales de los niños. Lo mejor es que varios grupos de niños, sean amigos, primos o hermanos realicen las actividades juntos. Aprenden a repartir las tareas a trabajar en equipo y a respetar a los demás.

– Mejora las relaciones intergeneracionales tanto con padres como con los abuelos. Compartir estas experiencias con los padres y los abuelos, tíos u otros familiares enriquece la dinámica familiar.

¿Cómo podemos montar nuestro huerto urbano fácilmente?

¡Podemos hacerlo en nuestra propia casa! Si eres un poco manitas y te gustan la manualidades puedes montar tu propia mesa de cultivo reciclando unos palés viejos (Internet está lleno de tutoriales para hacerlo). Otra opción es tirar de las típicas macetas y plantar allí tu pequeño huerto urbano, siempre y cuando tengan el espacio y las condiciones idóneas para que crezcan las plantas. Una tercera opción, es comprar un kit con todo el material necesario para hacerlo, como los de SEMBRA que, además que nos encantan por seguir nuestra misma filosofía de juguete educativo, son expertos en este terreno y responden a cualquier duda sobre la siembra, las semillas, etc… que puedas tener.

 

Así que ya sabéis si os gusta la idea ¡Manos a la obra! Con el tiempo podéis ir añadiendo materiales, diversidad de semillas y diferentes tipo de cultivos, así como amigos con los que compartir. Y si lo que estáis buscando es algo más creativo para hacer con los niños, siempre puedes visitar nuestra tienda y suscribirte a uno de nuestros packs KREIVA BOX

¿Te gusta? Compártelo

Deja un comentario