Cómo romper el hielo en tu primer día de trabajo con niños

Trabajes en lo que trabajes, el primer día siempre es intimidante. Si a eso se le suma el hecho de que los niños nunca tendrán miedo a decirte lo que piensan, el trabajo de canguro es todavía más intimidante.

Aunque hayas trabajado con niños anteriormente, cada niño es un mundo por lo que es normal que estés nervioso por empezar tu nuevo trabajo como canguro o niñera. En especial porque la prioridad será que se sientan cómodos, lo que pasa por caerles bien.

Babysits, una plataforma en línea que facilita el contacto entre familias y proveedores de cuidado infantil, recomienda hacer estas actividades para romper el hielo con los niños con los que vas a trabajar.

En primer lugar, es esencial estar bien preparado para el primer día. Por ello, es importante hablar con la familia de antemano para que te den algunos trucos como, por ejemplo, cuáles son los juegos favoritos del niño, comidas que no le gustan o momentos en los que suelen dormir la siesta.

Gracias a ello podrás realizar una especie de horario que te sirva como guía para trabajar. No hace falta que lo sigas a rajatabla ni que se lo impongas a los niños, pero puede darte ideas para rellenar los espacios libres en el día y asegurarte de que los niños van a estar entretenido.

1.Manualidades

Las manualidades son una idea genial si quieres entretener a los niños sin necesidad de generar conversación (lo normal es que los niños sean un tanto tímidos con las personas que no conocen).

Te recomendamos hacer manualidades sencillas y que partan de materiales reciclados. Planeando este tipo de manualidades te asegurarás de que la mayor parte de los materiales necesarios para su realización podréis encontrarlos en la casa.

Algunas de nuestras manualidades favoritas que incluyen materiales reciclados son las manualidades hechas con rollos de papel higiénico acabados. Puedes hacer una infinidad de cosas con ellos, desde coches de carreras a animales marinos.

2. Juegos

Puede que los niños que vayas a cuidar no estén muy interesados en hacer manualidades. Pero no es un problema, hay una infinidad de juegos que puedes proponer para tener a los niños entretenidos.

¿A qué niño no le gustaría encontrar un tesoro? La anticipación y la intriga son buenos ingredientes para conseguir mantener a los niños entretenidos. Por eso, recomendamos preparar juegos como una búsqueda del tesoro o una Gymkana. No hace falta que los premios sean muy grandes, con una pequeña golosina bastará.

Si son niños un poco más mayores, un juego de mesa siempre es una buena alternativa ya que requerirá, por lo general, un alto nivel de concentración, y tienden a ser juegos que llevan bastante tiempo para superarlos. Por lo que son una buena alternativa para tener a los niños entretenidos por un largo periodo de tiempo, lo que requerirá, en ocasiones, algo de conversación. Por ello, puede ser una idea para conocerlos un poco mejor sin que haya presión en la conversación ya que lo importante es el juego.

3. Lectura en voz alta

La lectura es una actividad perfecta para estrechar el vínculo con los niños. Cuando están escuchando una historia, los niños estarán concentrados en ella y entretenidos, por lo que dejarán de prestar atención al entorno en el que se encuentran.

Además, puedes preguntarle a la familia cuáles son los libros favoritos de los niños a los que vas a cuidar para empezar a leer libros que los niños ya aman. De esta forma, los niños están divertidos y contentos lo que hará que se sientan más cómodos a tu alrededor.

Por otra parte, si los niños no quieren participar en ningún juego que les propones, leer en voz alta siempre es una alternativa, pues les llamará la atención y, por curiosidad, querrán saber qué estás leyendo.

4. Deberes

Dependiendo de la edad del niño al que vas a cuidar, es bastante probable que tenga deberes o tareas que hacer para el colegio o la guardería. Por eso es importante hablar con las familias de antemano para que te pongan al día con las tareas que tiene que hacer. De este modo, estarás preparado para prestarle apoyo si fuera necesario y asegurarte de que cumplen con sus tareas antes de ponerse a jugar.

Los deberes no son algo que suele entusiasmar a los niños pero, aún así, es importante que los hagan por lo que tendrás que ser relativamente estricto con este punto. Aunque no sea algo que hará que los niños estén contentos contigo, si que hará que parte de tu jornada laboral esté ocupada por lo que tu primer día será más llevadero.

5. Merienda o tentempié

Dependiendo del turno en el que vayas a trabajar, seguramente siempre haya una comida, ya sea principal, como el desayuno o la cena, o secundaria, como la merienda o el tentempié de media mañana.

Estas horas de comer pueden ser un muy buen momento para estrechar el lazo con los niños. Aprenderás qué cosas les gustan y cuáles no. Puedes intentar ganarte el favor de los niños dándoles autonomía para decidir lo que van a comer (solo cuando se trate de snacks), pero siempre dándoles a elegir entre una variedad limitada de comidas que han de ser, en primer lugar, aprobadas por la familia y, en segundo lugar, relativamente saludables.

Esperamos que estos consejos te sean útiles para tu próximo trabajo como canguro. Puedes encontrar muchas más actividades, manualidades y recetas para niños en Babysits.

Si estás buscando un canguro para tu hijo o estás buscando un trabajo de canguro, Babysits, es un buen sitio para empezar, ya que es es una plataforma en línea que facilita el contacto entre familias y proveedores del cuidado infantil de forma simple y transparente.

¿Te gusta? Compártelo

Deja un comentario