Qué valores aprenden nuestros hijos/as a través de la amistad

Este mes celebramos el día Internacional de la Amistad y en Kreiva Box lo queremos festejar recordando los beneficios que conlleva tener amigos.

Uno de los regalos más bonitos que nos trae la vida es el de hacer amigos. Escoger a las personas que queremos a nuestro alrededor, porque nos aportan bienestar y sensaciones positivas.

Estas forman parte de nuestro día a día, con ellas compartimos momentos de felicidad y de tristeza. Y las llegamos a querer como si fueran nuestros propios hermanos. ¡Qué bonita es la amistad!

El ajetreo del día a día y la falta de tiempo, a veces provoca que los adultos nos olvidemos de cultivar a nuestros amigos y de las experiencias compartidas. En cambio, los niños/as no lo viven así, los amigos se convierten fundamentales en sus vidas. Y es que la amistad les aporta grandes beneficios. Aquí os hablamos de algunos de ellos.

Socializarse y aprender a relacionarse con los demás

Romper la barrera de la timidez no es fácil, pero una vez se hace empieza la aventura del conocer al otro. Saber lo que le gusta y lo que no, quererlo desde el respeto y la tolerancia.

Crece la empatía, aparece la solidaridad y la capacidad de compartir

Tener amigos ayuda a ponerse en el lugar de los demás y entender las emociones y la situación que están viviendo. Esto también convierte a los niños/as en seres más solidarios y capaces de compartir lo que tienen con los demás, como un acto de puro amor.

Mejora la autoestima y la seguridad en uno mismo

Los amigos hacen crecer la autoestima, porque se quieren siempre tal cual son. Si la autoestima aumenta, automáticamente también lo hace la seguridad en uno mismo frente los retos de la vida. Algo que ayuda muchísimo a los niños/as con inseguridades, miedos y baja autoestima. Y también superar el egocentrismo que vive alguno de ellos.

Saber escuchar para aprender cosas nuevas

Toda amistad se basa en el dar y recibir. Los niños tienen que aprender a escuchar a los demás, convertirse en un confidente leal y sincero. De esta forma también se aprenden cosas nuevas y siempre des de otro punto de vista.

Resolver conflictos, perseguir un mismo objetivo y cooperar

Una de las cosas más curiosas de ver entre amigos es cuando aparece la oportunidad de gestionar y resolver algún conflicto. Cuando hay un objetivo común salen magníficas formas de cooperación, y no hay nada más gratificante que ponerse de acuerdo para poder conseguir entre todos el propósito final.

Reconocer errores y pedir perdón

Nadie, y menos un niño, es perfecto. Equivocarse es de humanos y todo el mundo tiene derecho a tropezar con la misma piedra dos, tres y 100 veces si hace falta. Lo más importante es reconocerlo, sin vergüenza, y saber pedir perdón. En la niñez es mucho más habitual pelearse, porque siempre se quiere tener razón, pero reconocerlo y pedir perdón aporta una dulce reconciliación.

Para terminar, os dejamos con algunas ideas de cómo cuidar a las amistades. Un buen amigo/a es aquel con quien realmente se puede confiar, porque inspira compromiso y lealtad. Aquel que siempre está ahí cuando se lo necesita. En este sentido, es importante ser respetuoso con ellos tanto verbalmente como en las formas.

Las amistades están para compartir juguetes, objetos, experiencias y sentimientos, a veces se comparten momentos felices, pero también de malos. Tener muestras de afecto y quererse de forma positiva. Sobre todo es importante tener detalles como recordar fechas importantes, cumpleaños, el día que os conocisteis, etc. Y estar dispuesto siempre a pasar ratos juntos y vivir nuevas experiencias.

¿Os acordáis de vuestros amigos de la niñez? ¿Contadnos si seguís en contacto con ellos, y como es ahora vuestra amistad?

 

¿Te gusta? Compártelo

Deja un comentario